Saltar al contenido
Peliculas Malas

Una vela para el diablo (1973)

04/01/2020

Recientemente se ha estrenado el jugoso documental Sesión salvaje, dirigido por Paco Limón y Julio César Sánchez. En él se hace un repaso condensado de múltiples escenas de la época dorada del cine exploitation patrio (desde finales de los sesenta hasta los ochenta) caracterizado por su bajo presupuesto pero sus numerosos éxitos en taquilla ya que conectaba con modas cinematográficas en auge. En el documental se muestran numerosas escenas que sorprende que en su día se rodaran (algunas serían impensables hoy en día) debido a su extrema violencia, a su contenido altamente erótico o moralmente inadecuado. Sin embargo es historia de nuestro cine y también ponen en contexto a un país y a unas circunstancias únicas.

En la promoción del documental comentaban los directores que es una pena que algunas de estas películas estén condenadas al olvido, debido a que ya solo quedan las versiones VHS o Beta sin haberse pasado nunca a DVD. Afortunadamente no es el caso de esta película, que gozó de dos versiones, una para España con la censura del tijeretazo y otra para Reino Unido, con destape y violencia sin cortar. La cinta se ubica claramente en ese espectro del que hablábamos, el exploitation español, tan fascinante como desconocido a veces.

La película nos sitúa en un pueblo español de aquellos en los que empezaba a notarse la fiebre del turismo de la época. Hay una pensión regentada por dos hermanas chapadas a la antigua, con el ultracatolicismo y la autoflagelación que caracterizaba a muchas mujeres de esos tiempos (la hermana interpretada por Esperanza Roy tiene una moral más flexible, que le pregunten al mozo del hostal, pero es dominada por el personaje de Aurora Bautista). El choque cultural de las hermanas con las turistas ligeritas de ropa y con ganas de fiestuki que van llegando y se hospedan en su pensión es de los gordos.

Las hostilidades comienzan con un altercado entre la hermana más extremista y una joven inglesa que está tomando el sol en topless. Llegan a las manos y en el forcejeo la tira por las escaleras incrustándola en una cristalera donde la británica pierde la vida. Las hermanas deciden deshacerse del cadáver aunque todo se complicará cuando aparezca por un lado la hermana de la inglesa buscándola, por otro una madre soltera (escandalazo) interpretada por Blanca Estrada (acreditada como Blanche Estrada juas juas) y por otro Lone Fleming con unos shorts diminutos y marcando pezones. La trama se irá complicando y la hermana más malota anticipará alguno de los mejores métodos homicidas-gastronómicos de Hannibal Lecter.

La peli es una crítica a la ideología rancia de la época, un reflejo de ciertas actitudes españolas que rechazaban el turismo entendido como libertinaje y una metáfora de como solo se puede acabar con la barbarie todos a una (inolvidable esa turba final).

Está brillantemente dirigida por uno de los expertos del fantaterror español, Eugenio Martín, al que se le recuerda sobretodo por aquel Pánico en el Transiberiano en el que gozó de un reparto internacional realmente espectacular (Peter Cushing y Christopher Lee, casi nada). “Tabien”.

Qué bueno es el cartel alemán de la película.

 

Una vela para el diablo (1973) Horror | 83min | 1 February 1973 (Spain) 5.7
Director: Eugenio MartínWriter: Antonio Fos, Eugenio MartínStars: Aurora Bautista, Esperanza Roy, Judy GeesonSummary: Two sisters running a small hotel in Spain kill female tourists whose morals do not meet their strict religious standards. Written by Erik Adelfred <[email protected]>

Photos


See all photos >>

0 0 votes
Article Rating